Pájaros

Entre dientes de metal y vapores inusuales de cerebros cocidos reptan las sombras como culebras naturales de esta cloaca infecta y fétida: ¡Bella criatura perdida en el último agujero de la ciudad! Veo en tu rostro esa muerte lenta que el tiempo talla en cada arruga como el ojo delicado de un corazón otoñal. Aun palpitan viejas ilusiones en tus ojos negros como la noche, un aroma lejano de flor seca o el nimio recuerdo de lo que fuiste: ¡Tú devoradora de ausencias! ¡Vorágine de esta alma idiota!

 Irineo Leonel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s