La santísima trinidad

  • Prefiero que no me veas así. Corrompido por el poder, el dinero, el sexo,… Pero lo harás. Me veras como soy y sentirás miedo, quizás pavor. Sucumbirás ante el poder que estas cosas dan al hombre. Su capacidad de destruir es capaz de todo con estos valores por norma, por ley. Es nuestra ley.
  • Quizas yo sea distinta. Puede que yo haga que tú te rindas ante la evidencia.
  • ¿Qué evidencia?
  • Que, al fin y al cabo, sigues siendo un niño que ha crecido fuera de sus límites. Debes volver a donde perteneces.

Ninguno de los dos se creía nada. Pero cuando alguien habla con palabras profundas tendemos a darle más importancia de la que en realidad tiene. En conclusión: Uno quería follarse a Una y viceversa, pero sin que Ninguno perdiera el control sobre la situación. Todos queremos ser los que tengan el control de las cosas, pero Ninguno lo tiene en realidad.
Ninguno es un ser orgulloso, pero del que te puedes fiar a la hora de darle el poder. Ninguno sabe que hacer con él. Uno quería hacerse el duro pero a la vez demostrar que es sensible. Una quería ser la heroína que rescata a su héroe, aquel al que está destinada a domar. Somos así de masoquistas. Mentalidad de control.

  • Entonces…. ¿Tienes alguna idea de cómo va a continuar esto?
  • Sí. Uno y Una darán el poder a Ninguno. Así se hará.
  • Eso suena muy comunista.
  • ¿Sí? Um… no. No creo eso.

SR. J. FAILURE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s