Comida de muerte

Vivo en un país

donde la muerte de famélico

se  ha tornado

por la del obeso.

Las grasas saturadas

son el hambre

del ahora,

propagándose sin control.

La comida del momento,

apartando la cocina

de la casa

por comida cochina.

Adiós comida sana.

Bienvenido universo de proteínas

que aliena con el confort

de nuestro amado sofá.

¡He olvidado el caminar!

Mejor coger el coche.

Al querido estrés del atasco

así, mejor sentado.

Como el futuro

de mis arterias.

El gimnasio para el tronista

con su dieta insana,

de proteínas y polvos.

Músculos artificiales

salud de engaño.

Otros, marionetas de silicona.

Mundo de la apariencia.

Espejo emitiendo

reflejos no deseados.

¡A dónde hemos llegado!

Hora del quirófano.

Olvidando el potaje en el fuego.

La comida tradicional de horas,

lo mediterráneo

por lo industrial americano.

Si nuestros antepasados

jornaleros por pan

esto vieran

comeríamos hostias

y no hamburguesas.

Por Dios,

que llegue la conciencia.

El retornar del buen cocinar,

sino tumbas XXL

serán lo normal.

Capea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s