CORTO Y CAMBIO (I y II)

I


El aire del oeste
me chocaba
en forma de walkie-talkie,
Que avivaba la llama
en mí, como una locomotora.
Que soltaba humo,
ese humo que desprendía
nuestras toxicidades que nos impedía
tirar para delante.
Pero nosotros, con este humo, creamos nubes
al contarnos los problemas.
Consecuencia: mi corazón a toda máquina.


Cada transmisión me aterraba
de felicidad maldita de distancia,
por no haber rozado tu cuerpo,
por haber sentido tu corazón,
sin haber dormido a tu lado.
Pero en mis sueños te colabas
haciéndome creer en la fantasía
de que algún día nuestros cuerpos se fusionarían.
Tormento que me llevó a escribirte.
Para darme cuenta de que te podría amar.
Siendo una ola que me arrollaba,
llevándome a tu mar de rodillas.
Corto y cambio.


II


Durante unos días,
la señal no llegaba.
No me agobié.
Siempre carecíamos de tiempo,
para responder a nuestras conexiones,
por culpa del horario de nuestras obligaciones.
Que nunca se solapaban.
Pero que no por ello,
nos faltaban ganas.


Estaba de viaje.
Ejercitando mis alas.
Contento por verte presente.
En otro lugar, en tu amado hábitat,
donde tú ahora no estás.
Iba por donde tú no hace mucho andabas,
pero gracias a eso,
en otro sitio nuestras vidas se cruzaban.
Pero pronto nos llegó la bifurcación.
Al solo mediar palabras
a lo que ya te he contado.
Aunque no puedo en persona puede recitárterlo.
Decidí como pocas veces
restablecer la comunicación.
Eso que, el último corto, te lo mandé yo
Y por primera vez no recibí contestación.
Corto y cambio.

Capea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s