CORTO Y CAMBIO (III y IV)

III


Al día siguiente,
Te volví a soñar.
Vi nuestro reencuentro.
Podía estar contigo y no solo con tu voz.
Por la noche recibo tu mensaje.
Hoy que, por primera vez, pensaba
que podría hacer por ti un acto de amor.


Empezaste con un tono diferente,
llamándome en diminutivo, tú,
que siempre me hiciste grande.
Me preguntas que qué tal por allí, donde era tu casa.


(Sigue el mensaje de voz).
Que tienes gripe.
Pienso en poder estar contigo para acompañarte.
En consejos para que puedas curarte.
Y en recetas para alimentarte de lo mejor.
Remedios naturales para purificarte,
para que dure lo mínimo tu baja.
En que debería dejar de perder el tiempo
e ir a calentarte con una manta.


(Sigue el mensaje de voz.)
Que acabas de conocer a un chico.
Se detiene un segundo mi corazón.


Que le estás esperando para que venga a cuidarte.
Eso que estaba pensado hacer yo.


Que te quiere cocinar…
Dejo de escuchar el mensaje de voZ.

IV


Todo se derrumba.
Pero qué pasa
con lo que pensé
que sería una premonición.
Sea tornado en una pesadilla.
Un espejismo
de lo que pudo ser amor.
La realidad del (no) estar.
Cae sobre mí.
Desplegando el telón
de la película que no podremos ver.
Por las nubes de distancia.
Que desprendía el tren que creé
a ninguna parte.
Solo me dio para soñar contigo.
Este parece ser el último mensaje.
El humo que creamos me intoxica
no sé qué responder.
Corto y (todo) cambio.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s