Mi ciudad

En la ciudad donde no hay mar

pero fue la tierra de conquistadores y marineros.

Donde no llega el tren a tiempo,

si no es que se quema.

El sitio preferente de vacaciones

para las supuestas cigüeñas de París.

Allí donde los siglos parecen no pasar

y humildemente pasan las estaciones.

Esta es mi ciudad.

Con su parte monumental,

que a todos transporta,

olvidando que están en la actualidad,

retrocediendo a su época dorada.

Es una grande olvidada.

Mejor así.

Para que la gentrificación no la consuma

como el cigarrillo

de un fumador empedernido,

que no disfruta si no que sacia su ansia.

Ella siempre parecía dormida.

Pero estoy viendo que tiene mucho color.

Se pinta de poesía con los micros y recitales.

Oyes a su gente recitar,

disfrute lírico acompañado de cerveza.

También le da colores la música.

Ya que un duende se ha escapado

poseyendo a sus gentes con guitarras e instrumentos.

Paseando el ritmo por cada rincón y parte.

Y es que San Jorge, nuestro patrón,

ya no solo escucha música en el Womad.

Porque ahora en su plaza corren brisas de notas

latiendo allí un hilo musical de felicidad y cante,

teniendo un sitio de encuentro las artes.

Donde conocerse los instrumentos

y crear conexiones sonoras

que te atraen como un imán,

que se carga de magnetismo musical.

Alegría con forma de notas

que me posee con energía

para querer volver a mi tierra,

que creen que está vacía.

Capea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s