Una bestia habita mi casa

Vivo con un pariente del caos

 y de la destrucción.

Portador de la ira y la locura.

Narcisista con boca de serpiente 

y palabras desmotivadoras,

que te hacen insignificante al resto.

Con el cuello en alto y mirada de Ego.

Disciplina militar para curtir su amado cuerpo.

Para así ocultar la oscuridad en su alma 

y lo podrido que está su corazón.

El es descendiente de Lucifer.

Criatura bella y perversa caída del cielo 

para ser el rey del Averno.

Que parece ser que es donde yo habito.

Tortura, maltrato, caos,

pena, locura y espantos.

Una lotería que me prohíbe subir a la tierra

y menos aún al cielo.

Ya que cada día me arranca

una pluma de lo que fueron mis alas.

Se ríe de mis desgracias 

y no escuchas mis penas.

Me absorbe, puta vil sanguijuela

mi oro, mis cosas y mi alegría.

Yo intranquilo cada día 

con lo que vaya a encontrarme.

Porque nunca sabes qué sacrilegio

 la bestia va a contarme.

Ser desenfrenado, 

que hace todo a su antojo.

Sin mirar por el resto, 

solo para él y su puto ombligo.

Pero sí, del interés es amigo, 

pues así podrá sacar tajada

No sé cuánto aguantaré,

si todavía queda algo de mi

en esta jaula.

Tiritan mis huesos 

de insomnio contenido,

al no poder compartir 

más mi espacio contigo.

Vivo:

maltratado por mis pensamientos,

dañado por mis no actos,

apuñalado por ti

que creía eras como un hermano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s