La Tiza, capítulo VIII : La misa negra

Por las razones que ya mencioné antes, no tardaron nuevamente en llenarse las instancias con más desgraciados y, como solo los que quedábamos sabían todo lo que allí había transcurrido, me fue mucho más fácil controlar a estos allegados. ⸻¡Oh, hermanos míos! Rehusar de aquello que no os mueve al placer y la corrupción, pues… Sigue leyendo La Tiza, capítulo VIII : La misa negra

Publicados
Categorizadas como LA TIZA Etiquetado

 La Tiza,Capítulo VII La cena con Viroel

Al anochecer, el mismo Don Alonso nos condujo hasta las dependencias de este venerable cura. Antes de ello el padre Viroel le encargó que nos dedicara un lavado a conciencia, muy distinto al acostumbrado, pues para ello empleó un barreño donde fuimos zambullidos, él mismo nos cepilló todo el cuerpo, incidiendo especialmente en la zona… Sigue leyendo  La Tiza,Capítulo VII La cena con Viroel

La Tiza, capítulo VI :Las andanzas de Viroel

Don Alonso nos ordenó que formáramos un círculo en torno al padre Viroel, por su parte, el padre Viroel nos observaba expectante desde el centro, enfardado en su hábito negro, revestido de un forro de piel que le cubría la parte de los hombros y el pecho. Por extraño que parezca, el hábito religioso lo… Sigue leyendo La Tiza, capítulo VI :Las andanzas de Viroel

La Tiza, capítulo V. Discípulos de Jesús.

El colegio Cristo Rey se encontraba a las afueras de la ciudad, tan alejado de todo que ni podía distinguir la estela luminosa del casco urbano. Tenía la forma de una extensa U tumbada, compuesto por dos serrallos laterales y uno frontal más achicado y que los mantenía unidos en curva. La entrada la encabezaban dos enormes columnatas de… Sigue leyendo La Tiza, capítulo V. Discípulos de Jesús.

Publicados
Categorizadas como LA TIZA Etiquetado

La Tiza, capítulo III. La pequeña Obdulia

Teníamos que dar muchos rodeos y la lluvia, que no solo no menguaba sino que fue en aumento conforme pasaban las horas de la mañana, hacía el camino lento y pesado. El terreno arcilloso resultaba bastante resbaladizo, donde las pezuñas del asno quedaban atrapadas con frecuencia en el fango, por lo que mi padre decidió… Sigue leyendo La Tiza, capítulo III. La pequeña Obdulia

La Tiza, capítulo II. La bruja del bosque

En el umbral de la puerta, parcialmente iluminado desde el interior, nos recibió una mujer de mediana edad, tenía una cabellera larga y lisa, del color de la ceniza, el óvalo de la cara lo surcaban varias arrugas dándole un aspecto soberbio y maltratado por los años. Unos ojos pequeños y resplandecientes como el fulgor… Sigue leyendo La Tiza, capítulo II. La bruja del bosque

LA TIZA (NOVELA NIHILISTA) Capítulo I. Robar a los muertos  

  Capítulo 1. Robar a los muertos   De mis primeros años de infancia, aquellos que transcurrieron antes de la guerra, conservo ahora muy pocos recuerdos ¡Con qué rabia se le van a uno los años y que frágil resulta ser la memoria! No obstante, como si se trataran de un montón de viejas fotografías… Sigue leyendo LA TIZA (NOVELA NIHILISTA) Capítulo I. Robar a los muertos